El presidente de Colombia, Gustavo Petro, llegó este martes a Caracas para reunirse con su par venezolano Nicolás Maduro, en el primer encuentro entre ambos mandatarios desde el restablecimiento de relaciones luego de tres años de ruptura diplomática. El avión de la Fuerza Aérea Colombiana aterrizó poco antes de las 13h40 locales (17h00 GMT) en el aeropuerto Simón Bolívar, que sirve a Caracas. Petro fue recibido por la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el canciller Carlos Faría, y rápidamente abordó un automóvil para dirigirse al palacio presidencial de Miraflores, donde será la reunión con Maduro.

MIRA ACÁ LA TRANSMISIÓN EN VIVO:

 

Es la primera visita oficial de un presidente colombiano a Caracas en casi una década. Santos fue recibido por Maduro en 2013, en los multitudinarios funerales de Chávez.

“Seis años de vacío político entre dos vecinos, Colombia y Venezuela”, dijo Petro desde un aeropuerto militar en Bogotá antes de partir a la capital venezolana. “Es mucho lo que hay que hablar obviamente después de tanto tiempo”.

“Hablaremos en una agenda abierta, habrán varios temas que abordar”, como las relaciones comerciales, migración y el reingreso de Venezuela al sistema interamericano de Derechos Humanos, según adelantó su despacho el lunes.

Desde que asumió el poder en agosto, Petro se propuso retomar las relaciones bilaterales, rotas en 2019 luego que su antecesor, Iván Duque (2018-2022), reconoció al dirigente opositor Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela al considerar la reelección de Maduro, un año antes, “fraudulenta”.

Es el mejor momento de las relaciones, tras años de tensiones entre Maduro y los predecesores de Petro, Juan Manuel Santos (2010-2018) y Duque, a quienes incluso llegó a acusar de orquestar planes para asesinarlo.

“Trochas” en la mira

Una de las primeras grandes decisiones en los acercamientos Caracas-Bogotá fue la reapertura para el transporte de mercancías de la frontera binacional de 2.200 km, en septiembre pasado, con paso restringido desde 2015 y bloqueado por completo desde 2019.

En el camino, el intercambio comercial entre Venezuela y Colombia, que llegó a ser de 7.200 millones de dólares anuales hace 14 años, se desplomó hasta 400 millones en 2021.

La privada Cámara Colombo-Venezolana de Integración (CAVECOL) estima que la reanudación del tránsito fronterizo podría ayudar a llevarlo a 1.200 millones este año.

Sin embargo, el propio Petro se ha mostrado decepcionado por el bajo flujo comercial y considera que el intercambio sigue haciéndose por pasos ilegales, conocidos como trochas.

“Esas trochas se cierran porque se cierran”, dijo el presidente colombiano en la fronteriza ciudad de Cúcuta, en el Departamento de Norte de Santander.

Este lunes, Freddy Bernal, el gobernador del estado venezolano de Táchira, que colinda precisamente con Norte de Santaner, le expresó a Petro y las autoridades colombianas su voluntad de cooperar.

“Presidente Petro, cuente que del lado nuestro haremos todo lo posible para coordinar, en conjunto, la situación en la frontera”, dijo Bernal, quien aseguró que desde la reapertura han sido incautadas unas 150 toneladas de alimentos que intentaban ser pasadas de contrabando.

Venezuela será además garante y una de las sedes de las próximas negociaciones del gobierno de Colombia con el ELN, la última guerrilla reconocida en este país sumido en una lucha interna de más de seis décadas que deja más de nueve millones de víctimas entre muertos, heridos y desplazados.

El proceso busca emular la firma del acuerdo de paz con las FARC en 2016, que disolvió a ese grupo armado, que pasó a ser un partido político.

Viraje a la izquierda

Duque se había convertido en uno de los mayores críticos de Maduro en América Latina, siendo el suyo uno de los más de 50 gobiernos que respaldaban a Guaidó, a la vez que lanzó una política de brazos abiertos con la masiva migración venezolana.

Más de 7 millones de venezolanos han dejado su país desde 2014, según la ONU, y unos 2,5 millones están en Colombia.

El panorama político internacional ha mejorado para Maduro.

El presidente venezolano dijo este lunes que conversó telefónicamente con el presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, para “retomar la agenda binacional de cooperación”, semiparalizada durante el gobierno de Jair Bolsonaro.

Y ya las relaciones con Argentina y Perú se habían normalizado igualmente con la llegada de gobernantes de izquierda a esos países.