China sigue indecisa y pragmática ante la crisis de Venezuela

Política 25 de octubre de 2021 Por Héctor González
En medio de la crisis política y humanitaria de Venezuela, China mantiene una postura ambigua
Nicolas-Maduro-Xi-Jinping-1400x720

Parecía que la crisis que se apoderó de Venezuela a principios de este año sacudiría los cimientos del país  una vez más. Hubo un movimiento internacional que dividió al mundo en dos bloques: los que se        pusieron del lado del opositor Juan Guaidó y los que apoyaron al presidente Nicolás Maduro. En este escenario en blanco y negro, una pieza clave quedó dentro de la zona gris: China.

Junto a Rusia, China ha sido el principal apoyo económico del chavismo durante más de una década. Pero la deuda de Venezuela de más de $ 20 mil millones, junto con su incapacidad actual para mantenerse al día con los pagos y una política tambaleante hacia un futuro incierto, han llevado a Beijing a mantener la prudencia y evitar posiciones políticas claras.

La situación ha llevado a muchos a cuestionarse si el gobierno chino apoya a Maduro o Guaidó. O si China juega en ambos equipos, como han sugerido varios venezolanos que siguen el tema.

El mundo frente a una nueva crisis política

En enero de 2019, el poco conocido Juan Guaidó sacudió la estructura de la política venezolana al proclamarse presidente. La oposición había declarado “usurpador” a Nicolás Maduro cuando asumió el cargo el 10 de enero tras unas elecciones en las que no participó gran parte de la oposición, con denuncias de fraude e ilegitimidad, y con el desconocimiento de gran parte de la comunidad internacional. Protegido por un artículo de la Constitución, Guaidó se autoproclamó presidente interino del país con un plan: “acabar con la usurpación (de Maduro), gobierno de transición, elecciones libres”.

Países como Rusia, Turquía y Cuba apoyaron a Maduro. Diez países de América Latina, Estados Unidos, Canadá y más de la mitad de la Unión Europea, incluidos España, Alemania, Reino Unido y Francia, han reconocido a Guaidó como presidente.

Beijing, por su parte, envió un comunicado ambiguo. “China apoya los esfuerzos realizados por el gobierno venezolano para mantener la soberanía, la independencia y la estabilidad nacional”, dijo Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En la práctica, el país apostó por el pragmatismo, guiado por su histórica defensa del principio de no injerencia en los asuntos internos de otros países, y sin perder de vista que apoyar a una de las partes podía poner en riesgo sus inversiones.

"China es uno de los interlocutores políticos y socioeconómicos internacionales más valorados por el régimen venezolano, con la idea, seguida por Chávez y Maduro, no solo de frenar la influencia de Estados Unidos, sino de enfrentarla", explica el experto en política internacional. Elsa Cardozo, investigadora de la Universidad Simón Bolívar y de la Universidad Católica Andrés Bello.

Ana Milagros Parra, politóloga y jefa del departamento de análisis de riesgo estratégico de la consultora jurídica IurisCorp, coincide con esta teoría y dice que la cooperación entre los dos países comenzó cuando Venezuela “buscaba apoyo diplomático en la oposición. Y China representa ese apoyo y tiene un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU ".

En la última década, cuando los precios de materias primas como el petróleo se dispararon, China comenzó a buscar proveedores confiables. Se convirtió así en el segundo mercado más importante para Venezuela. En 2006, los préstamos comenzaron a partir de lo que ahora se conoce como el “Fondo Chino”: inversiones en infraestructura, vivienda o energía, cuyo monto se desconoce. Varios economistas entrevistados para este artículo y otros expertos en el tema estiman que el valor del fondo ronda los 67.000 millones de dólares.

“La diplomacia china en América Latina se traduce en inversiones. A principios de este año, el monto invertido en la región alcanzó los 140 mil millones de dólares. La mayoría, alrededor de 67, solo en Venezuela ”, explica Rafael Álvarez Loscher, abogado y socio fundador de IurisCorp.

Esta relación económica y política siguió profundizándose, aun cuando se intensificaba la crisis humanitaria en Venezuela. En diciembre de 2017, el gobierno de Maduro se unió a la Iniciativa Belt and Route (BRI), la bandera de China para incrementar sus inversiones en el exterior y ampliar sus redes de influencia.

Los préstamos de China se convirtieron en una opción atractiva para muchos gobiernos latinoamericanos que no tenían acceso a otros prestamistas como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, o no estaban dispuestos a llevar a cabo las reformas económicas exigidas por estos organismos.

“Esta situación alentó muchas malas políticas, políticas de consumo más que de inversión. En Venezuela este dinero se invirtió y ahora es el momento de saldar las deudas ”, dice Guillermo Arcay, economista y miembro de la consultora Ecoanalítica.

Vacas delgadas

Entre 2014 y 2015, durante el primer mandato de Maduro, el precio del petróleo se redujo drásticamente, lo que provocó que Venezuela tuviera dificultades para pagar su deuda y duplicar la cantidad de petróleo enviada a China. Al mismo tiempo, la producción nacional se redujo drásticamente. La deuda creció y China la renegoció varias veces.

“Durante dos años, China ofreció un período de gracia, ayudando a Maduro, pero eso terminó. Los pagos programados van más allá de los 20 mil millones ”, dice Arcay.

“La paciencia de los chinos comienza a agotarse después de retrasar los pagos de la deuda tantas veces, y la relación se está distanciando cada vez más. Traen asesores, sugieren cambios en la estructura económica venezolana, pero el gobierno no escucha. Así, China comienza a imponer condiciones que no había impuesto cuando Venezuela tenía superávit y estabilidad política y económica ”, argumenta el economista Manuel Sutherland, director del Centro de Investigación y Formación Laboral (CIFO) en Caracas.

El golpe político de Guaidó trajo consigo el golpe económico de su principal aliado, Estados Unidos. Ya en el mandato de Barack Obama, los estadounidenses habían impuesto sanciones individuales a personas relacionadas con el gobierno de Maduro, pero fue Donald Trump quien atacó a la gallina de los huevos de oro: PDVSA, la petrolera estatal. Trump prohibió las transacciones entre Estados Unidos y la empresa estatal venezolana.

En su reacción política y diplomática, China optó por declaraciones suaves, siguiendo su vieja costumbre de no involucrarse en los asuntos internos de otros países. Ma Zhaoxu, embajador ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, declaró que "China se opone a la intervención militar en Venezuela y se opone al uso de la llamada ayuda humanitaria para lograr fines políticos".


"Incluso si cambia el régimen, los problemas básicos de la vida de las personas seguirán siendo difíciles de resolver."



Sin embargo, otras acciones revelaron una faceta política más clara. En octubre de este año, Venezuela decidió postularse para un puesto entre los 47 países del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Tanto Brasil como Cuba terminaron su período de dos años como parte del bloque latinoamericano (que tiene 8 escaños, con períodos intermedios), pero Cuba decidió no solicitar su renovación.

Con esta decisión, Venezuela se quedó sin apoyo en su candidatura. Sin embargo, dos semanas antes de la votación, Costa Rica presentó su candidatura, que en el papel lucía fuerte como uno de los países con mejores indicadores de derechos humanos en la región, muy activo diplomáticamente en los acuerdos climáticos globales y sede de instituciones como la Inter- Corte Americana de Derechos Humanos.

La votación, sin embargo, favoreció al gobierno de Maduro. Con 105 votos a favor, incluidos los de Rusia, Cuba y miembros del Movimiento de Países Alineados, Venezuela derrotó a Costa Rica. Beijing también apoyó la oferta del país.

Además, aún quedan espacios visibles para la interacción política: Maduro realizó su última visita oficial a Beijing en septiembre de 2018, y figuras como el ministro de Defensa Vladimir Padrino López participaron en eventos como el Foro de Seguridad de Xianshang.

En el campo económico, sin embargo, China ha preferido la cautela. “Hubo mucha fanfarria sobre los acuerdos más recientes relacionados con la agricultura y la pesca, pero al mismo tiempo China se niega a otorgar nuevos préstamos debido a las dificultades para pagar su deuda petrolera, la pérdida de capacidad de producción y las sanciones. Sin hacer demasiado ruido, el gobierno chino protege sus intereses y exige cada vez más garantías y mejores condiciones en cada acuerdo ”, dice la experta en política internacional Elsa Cardozo.

Si bien el gobierno chino ha evitado tomar una posición clara sobre la crisis política de Venezuela, sus diplomáticos retirados muestran que no creen que se resuelva en un futuro cercano. En un artículo en el periódico municipal Jiefang Daily de Shanghai , el diplomático chino retirado Yang Chengxu explicó el asunto:

"La expectativa es que el desorden en América Latina siga extendiéndose este año. Maduro propuso la realización de elecciones parlamentarias, con el objetivo de intentar derrotar a la oposición. Sin embargo, la cuestión del sustento de los venezolanos parece difícil de resolver", escribió. . "América Latina está llena de incertidumbre en este momento. La causa principal es la creciente brecha entre ricos y pobres y la desaceleración de la economía. Incluso si cambia el régimen, los problemas básicos en la vida de las personas seguirán siendo difíciles de resolver".

Wang Zhen, ex embajador de China en Venezuela, dijo al sitio web iFeng que la cooperación ha sido con dos estados soberanos, no con los gobiernos de Chávez o Maduro. En un artículo para el Beijing Daily del gobierno , Wang, quien también es investigador de la Fundación China para Estudios Internacionales y Estratégicos (CFIIS), sugirió que la oposición estaba perdiendo fuerza.

Si bien Maduro logró mantener a los militares de su lado, Guaidó no tiene logros que mostrar durante un año después de declararse presidente. Tampoco logró obtener el apoyo del público, que puede disminuir gradualmente, escribió Wang. Wang también predice que los asuntos internos de Venezuela eventualmente se resolverán, aunque no explica cómo.

Sobre el tema del petróleo, Guillermo Arcay dice que hubo reuniones entre el gobierno chino y sus empresas estatales que operan en Venezuela. “La orientación general de la conversación fue que las empresas evitan tratos con el petróleo venezolano. Las inversiones en Venezuela eran cada vez menos rentables. Entonces China decidió evitar un problema con Estados Unidos y distanciarse de la crisis tanto como fuera posible. Su relación con el capital estadounidense vale más de lo que pueden ganar con Venezuela en el corto plazo ”, dice.

Unipec, el brazo comercial de la petrolera china Sinopec, vetó el uso de embarcaciones que tuvieran alguna relación con el flujo de petróleo de Venezuela. Al mismo tiempo, China Huanqiu Contracting and Engineering Corporation (HQC), una subsidiaria de la compañía de energía más grande de China, China National Petroleum Corporation (CNPC), y el principal contratista petrolero del país asiático en Venezuela, finalizó los acuerdos con las ubicaciones de sus proveedores. La decisión se tomó, según el portal de noticias económicas Bloomberg, por la falta de pagos y la "situación extremadamente difícil de este proyecto".

En septiembre, el portal venezolano Analítica publicó una carta de HQC a Sinovesa, empresa local ubicada en la Faja Petrolífera del Orinoco y de capital mixto con el 51% de PDVSA y el 49% de la estatal china CNPC. En la misiva, la empresa explica que “después de mucho tiempo esperando el pago pendiente, con una gran presión provocada por la falta de flujo de caja e intereses de capital, lamentablemente nos vemos obligados a emitir esta notificación para suspender el contrato”.

Aún así, parece que China no planea abandonar sus inversiones petroleras en Venezuela. O al menos hizo un esfuerzo por demostrar que tiene estrechos vínculos con el país. Así lo demostró el anuncio, en agosto del año pasado, de una inversión conjunta entre petroleras de ambos países para impulsar la producción.

coquetea con la oposición
Mientras tanto, la oposición a Maduro intentaba acercarse a China.

En mayo, Juan Guaidó dijo que había recibido un comunicado de China sobre una posible solución a la crisis venezolana. El comunicado había llegado, según el líder opositor, a través del Grupo de Contacto Internacional, al grupo de países latinoamericanos amparados por la Unión Europea que buscan una solución democrática para Venezuela a través del diálogo entre ambos partidos, oposición y chavismo.

En octubre, pocos días después de que Maduro consiguiera un puesto en el Consejo de Derechos Humanos, la representante diplomática de Guaidó en Brasil, María Teresa Belandria, dijo que el líder de la oposición estaba en contacto con las delegaciones de China y Rusia.

“Enviaron varios grupos de diplomáticos para hablar con nosotros, y también tuvimos contacto con la delegación rusa, especialmente en Brasilia”, declaró Belandria durante un evento en São Paulo. Según la representante de Guaidó, fueron contactos exploratorios, y el interés de su equipo era que tanto Rusia como China fueran “facilitadores del proceso de transición democrática”.

Aunque no hay certeza sobre este tema, todos señalan que es posible que se hayan realizado reuniones, un reconocimiento de terreno en caso de que el poder realmente cambie de manos en Venezuela.

“Es conveniente para ellos [China y Rusia] que se produzca una transición ordenada para asegurar sus inversiones, y que todo lo que hicieron se mantenga en el próximo gobierno”, dice la politóloga Ana Milagros Parra.

“China es el mayor comprador de productos energéticos del mundo y Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo del mundo. Existe una relación natural que no tiene sentido romper. Si hay una transición política, hay interés de parte de China en mantener una relación financiera, y del lado de la oposición no hay razón para rechazar las inversiones chinas ”, dice Guillermo Arcay.

“Cuando tienes dinero, puedes apostar por todas las opciones y ver poco a poco lo que está pasando y cómo se desarrollan las cosas para que puedas tomar una decisión en el momento adecuado. Tienen paciencia ”, dice Álvarez Loscher.

China, observan los economistas e investigadores venezolanos, parece no tener prisa y no cree en "años decisivos", ya que parecía que 2019 sería en Venezuela. La única bandera, señalan, parece ser la de preservar los intereses económicos de uno y aferrarse a su pragmatismo.

Como dice Elsa Cardozo, “no parece que China quiera hundir o salvar a Venezuela. Tampoco es un actor dispuesto a promover soluciones o obstaculizarlas, siempre que se mantengan sus intereses -créditos, inversiones, presencia en proyectos estratégicos ”.

AUTOR:  Alicia Hernández
Alicia Hernández es una periodista española radicada en Venezuela.

Héctor González

Lcdo en Comunicación Social. Director del Periódico Digital NoticiasHG360, Redactor y Periodista de Noticias Digital alfayaracuy.com. Locutor y Gerente en Radio Montaña 107.1 FM "Sin Límites". Programa: "Aquí es donde está el sabor", lunes a viernes de 5pm a 7pm.

Te puede interesar